¿Educación financiera?

La educación financiera es la posesión del conjunto de habilidades, conocimientos y acceso a los recursos que permiten a los individuos tomar decisiones financieras inteligentes.  La comprensión de los conceptos financieros básicos permite a las personas saber cómo navegar por la industria de los servicios financieros.  Aquellos con la formación adecuada en educación financiera toman mejores decisiones y manejan sus asuntos financieros mejor que aquellos que no la tienen. La educación financiera ayuda a las personas a ser autosuficientes para que puedan lograr la estabilidad financiera. 

Una planificación financiera eficaz incluye la creación de un presupuesto, la gestión de la deuda, el manejo del riesgo,  la comprensión del concepto del valor del dinero en el tiempo y la planificación adecuada para el retiro.  Por el contrario, la falta de educación financiera contribuye a que las personas tomen malas decisiones y sean víctimas de prácticas financieras abusivas, como los préstamos predatorios, el fraude y las altas tasas de interés, lo que puede dar lugar a un mal crédito o a una ejecución hipotecaria.

La falta de educación financiera afecta a todas las edades y a todos los niveles socioeconómicos.  Los estudios muestran que casi dos tercios de los estadounidenses no tienen conocimientos financieros, lo que significa que carecen de los conocimientos básicos para conciliar sus cuentas bancarias, pagar las facturas a tiempo, gestionar y pagar la deuda y planificar el futuro.  Para la comunidad hispana de los EE.UU., la falta de conocimiento financiero se ve agravado por el hecho de que este segmento de la población es el más desatendido por la industria de servicios financieros.  El acceso limitado al conocimiento y a los recursos disminuye la probabilidad de éxito de la población hispana, disminuyendo de forma continua la sostenibilidad de la riqueza generacional de los hispanos.

A medida que la población hispana de Estados Unidos crece, el bienestar financiero del país reflejará cada vez más el bienestar financiero de los hispanos/latinos. Históricamente, los hispanos y los latinos se han enfrentado a dificultades para acceder a productos y servicios financieros seguros y asequibles debido a las barreras tradicionales de entrada.  En combinación con el elevado número de personas con un dominio limitado del inglés, la desigualdad de la riqueza para los hispanos/latinos continuará a menos que se produzcan cambios fundamentales en el enfoque y la participación de los mismos en los servicios financieros. 

Sin un cambio significativo en las políticas para mejorar la educación financiera de los hispanos; la responsabilidad de auto-educarse, acceder a las herramientas y recursos, y de adquirir el conocimiento que necesitamos para implementar soluciones con el propósito de administrar nuestras finanzas personales depende de todos y cada uno de nosotros. ¡Nos lo debemos a nosotros mismos, a nuestras familias y las futuras generaciones de nuestra cultura en los Estados Unidos!

En FinPlan Inteligente, promovemos la educación financiera centrándonos en los “Objetivos de Capital Humano”.  Definimos esto como la brecha entre su situación actual y la situación deseada.  Para cerrar esa brecha, nuestro enfoque involucra dos procesos de pensamiento que deben trabajar al unísono para que usted alcance la más alta probabilidad de éxito: Emoción y Lógica. 

-La emoción es lo que impulsa la toma de decisiones que está estrechamente ligada a lo que es más importante para nosotros y nuestra familia.

-La lógica es un cálculo matemático, u otra forma de prueba o confirmación de que un pensamiento emocional puede ser ejecutado.

Los fundamentos básicos de la planificación financiera personal básica incluyen el presupuesto, la protección de los ingresos, el concepto del valor del dinero en el tiempo o el interés compuesto, y la protección de nuestra familia si no estamos cerca.  Aunque cada situación es diferente, su compromiso emocional con los fundamentos básicos ayuda a priorizar el orden de importancia, acelerando así el proceso de cerrar la brecha entre lo actual y lo deseado.

La industria de servicios financieros tiene todos los recursos que todo consumidor necesita para el éxito financiero, independientemente de su situación.  Si el enfoque de la planificación financiera personal se basara únicamente en el éxito del consumidor y  estuviera impulsado por la priorización emocional de los objetivos individuales del capital humano, podríamos reducir al mínimo el tiempo y la energía empleada en descartar una enorme cantidad de información no deseada.  Además, la lógica que aplique en la ejecución de las soluciones será única para su situación y, como resultado directo, proporcionará la mayor probabilidad de éxito para usted y su familia. 

“Una marea creciente levanta todos los barcos”.  La educación financiera no sólo debe implicar la educación de cómo funciona el dinero y el acceso a las herramientas y recursos, sino también la comprensión de las diferencias culturales del comportamiento humano que hay detrás de la creación y el logro de los objetivos financieros.  Nuestra misión es elevar el nivel de educación financiera y proporcionar un acceso imparcial a las herramientas y recursos de implementación, contribuyendo así unilateralmente al bienestar financiero de nuestra cultura y de las generaciones futuras. 

¿Cuál es su plan?

¿Cómo lo financiarán?

Planeemos nuestras finanzas de forma inteligente.

#FINPLANINTELIGENTE #FPI #ERESFPI

#EDUCACIÓNFINANCIEARAESIMPORTANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *