Manejo del dinero durante su retiro

La mayoría de las veces cuando las personas piensan en el retiro a menudo no tienen en cuenta el manejo del dinero antes y después del retiro. Un estudio reciente de Fidelity mostró que la mayoría de las personas necesitarán aproximadamente el 85% de sus ingresos anuales de trabajador en su retiro. Satisfacer esta necesidad sin un trabajo de tiempo completo puede ser un gran desafío. Además, la expectativa de vida sigue aumentando y los jubilados se enfrentan al riesgo potencial de sobrevivir  a sus fuentes de ingresos disponibles y quedarse sin fondos. Para evitar este horrible escenario, es vital preparar un plan de retiro y analizar la situación futura de su flujo de efectivo.  Es mejor prepararse que lamentar.

El primer paso es identificar sus metas a corto, mediano y largo plazo. Puede ser útil pensar en términos de necesidades y deseos. La alimentación, la casa y la atención médica a menudo se consideran necesidades. Los deseos pueden incluir más tiempo con la familia, salir a cenar y algunos viajes. Los deseos son importantes a considerar y pueden incluir gastos importantes, como la compra de una nueva vivienda o significativas contribuciones caritativas. A medida que aclare las metas, incluya el gasto estimado asociado con cada deseo. Si actualmente tiene un presupuesto, haga los ajustes necesarios para incluir el estilo de vida que quiere tener durante su retiro. Si no lo tiene, esta es una oportunidad de establecer su plan para el futuro. La vida puede traer muchos cambios inesperados, por lo que es prudente revisar sus metas al menos anualmente.

El segundo paso es revisar todas sus fuentes de ingresos para el retiro. Esto incluye dividendos, intereses, pensiones, seguridad social e ingresos por anualidades. Existen diferentes fuentes de ingresos que se pueden incluir y todas deben ser evaluadas para determinar si proporcionarán fondos  suficientes para alcanzar sus metas. Si el retiro todavía está a unos años de distancia, mire qué fuentes de ingresos espera tener una vez se retire y cómo los va a utilizar para cubrir los gastos que identificó durante el presupuesto que hizo en el primer paso.

El tercer paso es entender su situación fiscal. La planificación del retiro generalmente implica tomar distribuciones de 3 tipos de cuentas:

• Planes calificados antes de impuestos, es decir, 401(k), 403(b) y cuentas IRA tradicionales

• Cuentas libres de impuestos, es decir, cuentas Roth 401(k) , Roth IRA y dinero acumulado en Seguros de Vidas.

• Cuentas de inversión y cuentas de ahorro.

Cada uno de estos tipos de cuentas puede tener un tratamiento fiscal diferente al momento de hacer las distribuciones. Antes de retirarse es importante tener un plan de distribución en su lugar. Esto puede ser un plan formal por escrito o un acuerdo verbal preparado con su asesor financiero y CPA. El plan debe ser revisado regularmente, una mala planificación a la hora de la distribución durante la fase del retiro puede provocar grandes consecuencias fiscales.

Por último, es importante comprender la edad a la que se va a retirar, las opciones que tiene y su situación financiera en general. Retrasar la jubilación o el Seguro Social podría permitir más ingresos y la oportunidad de alcanzar sus metas más fácilmente. La situación de cada uno es diferente y necesita ser vista como tal. Comprender las necesidades que tendrá en el futuro durante su retiro ahora, puede brindarle tranquilidad y lo ayudará a saber hacia dónde va. La planificación del retiro es similar a una hoja de ruta, y lo mejor es que puedes decidir las paradas en el camino.

¿Cuál es su plan?

¿Cómo lo financiarán?

Planeemos nuestras finanzas de forma inteligente.

#FINPLANINTELIGENTE #FPI #ERESFPI

#EDUCACIÓNFINANCIEARAESIMPORTANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *