Seguros de vida

Asegúrese primero de definir la necesidad.

Si está pensando en comprar un seguro de vida, primero asegúrese de considerar a fondo qué necesidad desea cubrir. Usualmente es uno de dos:

Reemplazar ingresos perdidos: Si su muerte prematura causaría una pérdida considerable en el ingreso familiar, su familia pudiera necesitar una cierta cantidad de dinero que le permita sustituir sus ingresos al menos por periodo de tiempo determinado. Los ingresos que obtendrán del seguro, invertidos con prudencia, pudiera ser la solución para compensar el poder adquisitivo perdido. Un seguro de vida es bien importante cuando se tiene hijos pequeños o familiares con necesidades especiales que  dependan de usted como proveedor principal.

-Liquidez patrimonial: Con la muerte vienen gastos que muchas veces no pensamos que existen.Los gastos finales que van desde los costos del funeral hasta los honorarios del albacea pueden ser elevados. También el patrimonio por el que tanto trabajo pudiera estar sujeto a impuestos. La liquidación de activos para recaudar el dinero necesario podría no ser la solución deseada. Por lo tanto, es posible que prefiera tener ingresos de un seguro de vida para tales fines.

En el caso en que su muerte no causara dificultades financieras y tuviera activos líquidos suficientes para cubrir todos los gastos finales asociados a su fallecimiento, es posible que no necesite un seguro de vida. De ser así considere la cancelación de las pólizas de vida a término que pueda tener y se podría cambiar una póliza de vida permanente con valor en efectivo que tuviera por una anualidad, donde su dinero pudiera crecer con un interés compuesto.

De necesitar comprar un seguro de vida, las opciones son dos:

Una póliza de vida permanente la cuál pudiera tener un valor en efectivo lo que lo hace más costosas inicialmente.

O pudiera ser un seguro de término donde usted estaría protegido por un periodo de tiempo determinado

Suponiendo que decida comprar un seguro a término, debe tomar otras decisiones. Algunos seguros a término son “términos renovables anuales”, lo que significa que usted compra su seguro un año a la vez. Cada año, el precio se incrementa. Si su compañía aumenta demasiado su prima, pudiera chequear otras compañías pero recuerde que el seguro de vida es basado en la edad y en la salud por lo que cada año que pase será más caro obtener uno.

También puede comprar un seguro de “plazo de prima de nivel”, fijando la misma tasa de plazo por cinco, 10 o incluso 20 años. Dicho seguro inicialmente costará más que el plazo anual renovable, pero evita el riesgo de aumentos bruscos de las primas durante ese período de tiempo. Después de que hayan transcurrido los cinco o 10 o 20 años, si desea mantener el seguro a término, deberá hacer todo el proceso nuevamente corriendo el riesgo de no ser asegurable y que el precio de la prima haya aumentado considerablemente.

Sin embargo, esto puede ser un riesgo que vale la pena correr si cree que no necesitará mucho seguro de vida en 20 años.

Haga un estudio de su situación actual y donde pudiera estar usted en el futuro. Hágase unas preguntas bien importantes: ¿Que pasaría con mi familia si hubiese fallecido ayer?¿Pudiera mi familia permanecer en el mismo hogar si hubiese fallecido ayer? ¿Pudieran mis hijos ir al colegio si yo hubiese fallecido ayer?

Si la respuesta es NO entonces usted podrá sacar sus propias conclusiones.

La planificación financiera no es algo que se debe tomar a la ligera, lleva toma de decisiones inteligentes basadas en conocimientos básicos que le permitan a usted y a su familia alcanzar el éxito financiero.

¿Cuál es su plan?

¿Cómo lo financiarán?

Planeemos nuestras finanzas de forma inteligente.

#FINPLANINTELIGENTE #FPI #ERESFPI

#EDUCACIÓNFINANCIEARAESIMPORTANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *